El pasado jueves, 29 de octubre, realizamos, desde la Asociación Verge de Cortes y en colaboración con EQUÀLITAT, participació i igualtat, una entrevista telemática en la que participaron Manuela Martínez Ortiz, Doctora en Medicina y Cirugía, catedrática de Psicobiología y directora del Máster en Neurofelicidad Aplicada; y por otra parte, Concepción Blasco Ros, Doctora en Psicología, psicoterapeuta y profesora asociada en el Departamento de Psicobiología; ambas académicas adscritas a la Universitat de Valencia. A su vez, contamos con la presencia de Adriana Torres Delmonte, del gabinete psicopedagógico del Grupo Educativo Verge, en nombre de Rosa Romero, impulsora de la Asociación Verge y directora de dicho grupo.

Esta entrevista está enmarcada en el proyecto de Responsabilidad Social “Verge de Cortes Sostenible”, subvencionado por la Conselleria de Participació, Transparència, Cooperació i Qualitat Democràtica de la GVA.

En primer lugar, Manuela Martínez hizo hincapié en la capacidad de adaptación que hemos tenido durante la pandemia; señaló el enorme esfuerzo que hemos tenido que hacer por los cambios a los que nos hemos enfrentado, y que han afectado, además, a todos los ámbitos de la sociedad.

De esta forma, señaló la importancia de la vida social y del apoyo familiar, en amistades, etc. en el momento de tener que gestionar nuestras emociones debido a la incertidumbre y preocupación que la situación nos ha generado. En este momento, comienzan a valorarse profesiones que, a pesar de que no están en primera línea con los pacientes contagiados por el coronavirus, son los encargados de recomponer emocionalmente a los mismos.

En la misma línea intervino Concepción Blasco, quien señaló que la pandemia ha tenido un impacto directo en la salud mental de las personas y que ha remarcado la escasez de recursos públicos que tiene este ámbito.

Para poder gestionar mejor la ansiedad y la preocupación que la situación genera, explicó la importancia de asumir e interiorizar que el futuro es incierto y que debemos prestar atención a nuestras emociones e identificar lo que necesitamos en cada momento. También indicó la importancia de la solidaridad y la cooperación en estas situaciones.

Por último, Adriana Torres remarcó la capacidad de adaptación que hemos debido tener tanto profesorado como alumnado por fuerza, los cambios a nivel tecnológicos en la metodología de impartir la docencia, etc., lo que nos ha hecho madurar en muchos aspectos.

Por otra parte, en cuanto a la responsabilidad social, señaló la importancia de la docencia a la hora de enseñar en valores sostenibles desde la infancia, así como el efecto positivo que ha tenido la pandemia en el medio ambiente en cuanto a reducción de contaminación y de residuos, por ejemplo.

Desde EQUÀLITAT queremos agradecer a las tres profesionales por su participación en la entrevista, así como al Grupo Verge por impulsarla y fomentar la educación desde valores como la sostenibilidad, aplicando la inteligencia emocional sobre sus alumnos.

____________

Júlia Martí, consultora junior de EQUÀLITAT