Hoy, lunes 26 de abril, conmemoramos el Día de la Visibilidad Lésbica. Este día representa una oportunidad para la visibilización de muchas mujeres que todavía nos vemos invisibilizadas y sufrimos una doble discriminación por el hecho de ser mujeres y, además, lesbianas.

La sexualidad humana es muy compleja y abarca toda una serie de espectros en los que en ocasiones resulta difícil vernos reflejadas. Por ello, las mujeres lesbianas debemos mostrarnos visibles para poder vivir acorde a nuestra identidad, dotar a la sociedad de referencias positivas y, conseguir con ello, superar las barreras y los estigmas todavía presentes en nuestras vidas.

Teniendo en cuenta el rol hegemónico que ha ejercido la figura del hombre a lo largo de la historia, el lesbianismo ha sido menos naturalizado en las sociedades contemporáneas de lo que lo ha sido la homosexualidad masculina. La sociedad no debe volver a empujarnos a las lesbianas a un “armario”. El Día de la Visibilidad Lésbica debe servir para que se produzca un empoderamiento de las mujeres afectadas y puedan enfrentarse a sus distintas realidades. Por ello, es muy importante la visibilización de las múltiples figuras históricas lesbianas que han provocado con sus acciones importantes cambios en la visibilidad y la aceptación de las mujeres lesbianas.

Estas figuras históricas como Jane Addams, Elizabeth Bishop o Chavela Vargas deben ser reconocidas en función de su importancia y ser visibilizadas pues representan un modelo que rompe con el hegemónico y permite la posibilidad de verse reflejadas a niñas y adolescentes lesbianas.

En la actualidad, la cantidad de referentes lesbianas ha aumentado de manera exponencial y notable. Existen figuras a nivel nacional que llevan muchos años desarrollando un activismo político en materia de igualdad y diversidad sexual como Boti García Rodrigo o Beatriz Gimeno Reinoso. Pero también ha aumentado la visibilidad a nivel político e institucional en el ámbito internacional. Actualmente, Serbia, uno de los países pertenecientes a la Unión Europea, cuenta con una jefa de gobierno abiertamente lesbiana, es el caso de Ana Brnabic, quien ejerce su cargo como Primera Ministra de Serbia desde el año 2017. Anteriormente a ella, Jóhanna Sigurðardóttir, fue la primera mujer abiertamente lesbiana en asumir el cargo como Primera Ministra de Islandia.

En los últimos años están apareciendo diversas mujeres lesbianas que actúan como referentes en los medios de comunicación, en el mundo del cine y del espectáculo. El cambio es evidente, palpable y positivo, pero no por ello debemos dejar de reivindicar la visibilidad de las mujeres lesbianas pues todavía queda un largo camino por recorrer hasta alcanzar una igualdad real en la que las personas no nos veamos invisibilizadas o afectadas como consecuencia de nuestra condición sexual.

Por ello, hoy más que nunca, ante los ataques desde diversos sectores de la sociedad que todavía no son capaces de entender que el amor es libre y no entiende de sexos, es muy importante la reivindicación de la figura de la mujer lesbiana en nuestra sociedad, así como dotarle de visibilidad y reconocimiento. Además, debemos erradicar las discriminaciones legislativas que todavía sufrimos, y potenciar una educación basada en el respeto a la diversidad.

Es nuestra responsabilidad como ciudadanía que la situación cambie a mejor, y tenemos la oportunidad y la disposición de hacerlo. Cuánta más visibilización exista entre las diversas personas que conformamos el complejo espectro de la sexualidad humana, más cerca nos encontraremos de vivir en una comunidad en la que no resalte la sexualidad de nadie y no existan prejuicios, estigmas o burlas ante las diversas realidades sexuales que llevan formando parte de nuestra historia desde siempre.

____________________

Comunicació EQUÀLITAT