En el año 2003 las Naciones Unidas proclamaron el 9 de diciembre como el Día Internacional contra la Corrupción, con el objetivo de sensibilizar a la población frente a este problema social e intentar eliminarlo en todos los países, garantizando a sus ciudadanos gobiernos e instituciones transparentes y que les rindan cuentas.

Esto va en la línea del Objetivo 16 de la Agenda 2030 de la ONU, de Paz, Justicia e Instituciones Sólidas, en la medida que “sin paz, estabilidad, derechos humanos y gobernabilidad efectiva basada en el Estado de Derecho, no es posible alcanzar el desarrollo sostenible”.

Desde EQUÀLITAT creemos en la necesidad de poder garantizar a la ciudadanía unas instituciones sólidas, de forma que se extienda el conocimiento del principio básico de Gobierno Abierto. Estimamos, por tanto, que la línea de trabajo de los gobiernos tiene que ser la transparencia y la participación, para poder favorecer el acceso de la ciudadanía a toda la información pública y reforzar, de esta manera, la democracia en los organismos públicos.

La erradicación de la corrupción en las instituciones sólo se puede garantizar si se establece la participación y colaboración de todos los agentes sociales.

En este sentido cobra importancia la educación en estos valores de transparencia y participación ciudadana, fundamentalmente en el primer período de socialización -durante la infancia y adolescencia-, para formar a personas críticas y que exijan a las instituciones públicas transparencia y rendición de cuentas.

Asociaciones, gobiernos, población civil y demás agentes sociales lucharemos para erradicar este problema social que daña tanto A las democracias como al propio Estado de Derecho: la solución es la transparencia, la participación y la rendición de cuentas en los organismos públicos.

_________________________

Comunicació EQUÀLITAT